El disquete se niega a morir

Wednesday 08th, June 2016 / 08:35
El disquete se niega a morir

Más de 50 años después de que esta tecnología fuera inventada, se sigue empleando en los computadores de sistemas informáticos de desarrollo de armas nucleares de Estados Unidos.

¿Por qué ha sobrevivido mientras tantas otras tecnologías han quedado en el camino? “Son demasiado útiles”, le dice a la BBC Ian Rainsford, un portavoz de la firma de los discos Verbatim, una de las varias compañías que todavía produce disquetes.

En algunas industrias, los disquetes se utilizan en máquinas de líneas de producción que son parte de plantas industriales muy difíciles de cerrar, cambiar o actualizar más adelante, comenta.

“Muchos de los usos industriales son cosas como tejer o máquinas de crochet, tornos CNC, y fresadoras y cortadoras de precisión”, dice Rainsford.

“La conducción de las máquinas de producción sigue siendo la misma y la compañía que desarrolló el equipo original puede incluso haberse salido ya del negocio (…) Y obviamente, si no está mal, no lo arregles”.

 

Volumen

Lo que sí ha cambiado es el volumen de producción de los discos. Verbatim ahora produce solo unos miles de discos al mes, frente a los millones que se producían a mediados de los años 90, cuando la tecnología era omnipresente.

Sin embargo, hoy los clientes que los utilizan son fieles, ya que los disquetes son esenciales para mantener sus negocios en marcha.

“La muerte del disco se ha anunciado muchas, muchas veces”, dice Rainsford. “Creo que la primera vez fue cuando Microsoft comenzó a enviar Windows en un CD y eso fue ya hace 21 años”.

Para Kevin Murrell, director del Museo Nacional de Computación de Bletchley Park, no es de extrañar que los disquetes y los equipos que los utilizan hayan sobrevivido. “Es una tecnología vieja, pero buena y adecuada, que realmente funciona y se ha demostrado”, comenta.

Y la historia de la tecnología está llena de sistemas de almacenamiento de corta duración, como las unidades jaz y zip, que ya están obsoletas.

Por el contrario, dice Murrell, un disquete es un formato de almacenamiento de datos mucho más fiable.

Lo mismo puede decirse de los sistemas informáticos que todavía los utilizan. Más a menudo de lo que se cree, los disquetes son utilizados por instalaciones muy sensibles e importantes como centrales eléctricas o sistemas de control de tráfico aéreo.

Estos sistemas informáticos de seguridad “críticos” se construyen con ese propósito y tomaría una gran cantidad de tiempo y esfuerzo actualizarlos. Como resultado, muchos permanecen in situ durante décadas.

Un ejemplo de esto fue la máquina TAC de Marconi que se utilizó para monitorear el reactor de la central nuclear de Wylfa en Anglesey, en el oeste de Reino Unido, durante 38 años. Utilizaba discos de 8 pulgadas y recién se dio de baja en el 2004.

Detrás de las aplicaciones y sitios web de muchos servicios modernos hay sistemas de códigos que fueron diseñados e implementados hace bastante tiempo, explica Murrell.

“De vez en cuando, se descubre que el software en los sistemas bancarios está escrito en Cobol y tiene 30 años, pero todavía se utiliza porque es fiable y funciona”, cuenta.

“¿Usted preferiría tener un sistema que está demostrado que funciona o una máquina con Windows 10?”, pregunta.

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.
%d bloggers like this: